20 mayo, 2022

V

Desde fines del 2015, cuando asumió Mauricio Macri las cosas cambiaron rotundamente, tanto las prácticas, como las costumbres de los argentinos. Antes los policías eran más “tranquilos” al momento de intervenir, la justicia era y es aun más lenta y los empresarios y empleadores lo pensaban dos veces antes de echar a su trabajador.

Actualmente, como ocurrió en la fábrica de la compañía que vende toda la línea de PepsiCo, miles y miles de trabajadores en Argentina han tenido que relegar sus puestos de trabajo, tal como lo indica el INDEC: “la tasa de desempleo subió a 9,2% en el primer trimestre de este año, con un alza de 1,6 punto porcentual respecto del cuarto trimestre de 2016”, y esto da cuenta que para las empresas ya no son necesarios.

Esta situación ha ennegrecido la imagen política, tanto al presidente de todos los argentinos como al bloque gobernante de Cambiemos. Ya que con la sumatoria de la cantidad de despidos, el accionar de la justicia y la violencia con la que actúan reprimiendo con los organismos de seguridad nacional- con fuerza y sin asco- han generado una mala imagen de ellos mismos. Aunque esa imagen ya está presente hace unos cuantos meses, con esta situación se agravió bastante.

Ante esta situación, los trabajadores despedidos convocaron a una histórica movilización, que se realizo ayer por a tarde en el Obelisco hacia llegar al Ministerio de Trabajo. Aunque no fueron solos, ya que contaron con el acompañamiento de sindicatos y referentes políticos de diferentes espacios.

Al definirse la organización de la movilización, como horarios y lugar, algunos dirigentes dijeron presente. Ctera y CTA, ATE, Foetra, Metrodelegados, Judiciales, Sutna, AGD, Ademys, Suteba (opositores) y comisiones internas de Kraft Victoria, Unilever, Línea 60, Felfort y del parque industrial de Zárate, además de referentes políticos del Frente de Izquierda y de Unidad Ciudadana.

“Contra los despidos, contra la represión, por los puestos de las trabajadoras y trabajadores de Pepsico. Por nuestras familias, seguimos en lucha” habría asegurado Camilo Mones, el encargado de los trabajadores de Pepsico. “Por nuestras familias, seguimos en lucha”.

Como antecedente, cabe recordar que, la planta había sido tomada a fines de junio por sus trabajadores, pero fueron  expulsados de manera nefasta por el operativo de la Policía Bonaerense y la Gendarmería llevaron a adelante. Lo que fue completamente avalado por los ministerios de Seguridad nacional y provincial.

Para terminar y ser todo una vergüenza total, dos horas después de haber tenido lugar el desalojo, la Camara de Trabajo tomó la decisión de ordenar que la empresa PepsiCo debía reincorporar a los trabajadores expulsado, debido a que la empresa no tenía la potestad de echar a ningún trabajador ya que no había cumplido con en el llamado “procedimiento preventivo de crisis”.

                                                                                                                                       Vicente Roca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.