11 agosto, 2022

Según explicó el Gobierno bonaerense en un comunicado, la idea no es restringir a los ciudadanos sino incentivarlos a vacunarse, pero si exigir que contribuyan con esta estrategia a los organizadores, titulares o responsables de las actividades de alta concurrencia y potencial riesgo epidemiológico.

El primer operativo fue realizado en ARBA, con un resultado positivo.

La provincia de Buenos Aires comenzó a aplicar este martes el pase sanitario en forma obligatoria para los mayores de 13 años que quieran acceder a distintas actividades consideradas de “riesgo epidemiológico” o realizar trámites en forma presencial. Para garantizar la implementación, anunciaron operativos de control de forma aleatoria donde se podrá sancionar con multas de hasta 5,7 millones de pesos a quienes no exijan el certificado de vacunación.

Según explicaron en un comunicado, la resolución deja en claro que son “los organizadores, titulares o responsables de las actividades de alta concurrencia y potencial riesgo epidemiológico quienes tendrán a su cargo el control de la acreditación del pase libre con vacuna en los accesos”.

Incluso, la gestión de Axel Kicillof realizó el primer control en la sede platense de ARBA (Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires), donde estuvieron presentes inspectores de la Dirección Provincial de Registro y Fiscalización Sanitaria del ministerio de Salud bonaerense.

El director provincial de Registro y Fiscalización Sanitaria, Roberto Amette, detalló que el resultado del operativo fue positivo, dado que la Agencia cumplió de manera íntegra las medidas sanitarias. “Estamos sumando nuevos equipos de inspectores e inspectoras para fiscalizar en todo el territorio de la provincia de Buenos Aires”, dijo y precisó además que “el principal objetivo no es sancionar sino contribuir a la campaña de vacunación y evitar nuevos brotes de COVID-19″.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.