2 octubre, 2022

Así lo aseguró el legislador porteño del FdT cuestionando la medida del Gobierno porteño de reducir la ayuda para los beneficiarios del programa Ciudadanía Porteña si sus hijos no asisten a las escuelas.

Valdés fue muy crítico con Rodríguez Larreta y su decisión sobre reducir la ayuda social del programa Ciudadanía Porteña.

El legislador porteño del Frente de Todos, Juan Manuel Valdés, sumó su rechazo a la decisión de Horacio Rodríguez Larreta de reducir la ayuda social para los beneficiarios de los programas que dependen de ese distrito si sus hijos no asisten a las escuelas al afirmar que “es una muestra más de oportunismo y de falta de escrúpulos”.

“Hay un Estado que gasta seis veces más en publicidad que en infraestructura escolar. Es una gran maniobra publicitaria para decir que les importa la educación, mientras la recortan sistemáticamente”, señaló Valdés.

En declaraciones radiales, sostuvo que “los anuncios que proponen recortar planes sociales a las familias cuyos hijos dejen de ser alumnos regulares son falaces” y remarcó que “es otra muestra más del oportunismo y la falta de escrúpulos que tienen Larreta y su ministra Soledad Acuña”.

De esta manera, el diputado opositor porteño salió a cuestionar la medida del Gobierno porteño de controlar cada dos meses la regularidad escolar de los hijos e hijas de las personas que perciben la ayuda social correspondiente al programa Ciudadanía Porteña y, en función de eso, determinar si esas familias continuarán recibiendo la ayuda social.

“Este anuncio es simplemente una nueva muestra de polvareda mediática sin que cambie absolutamente nada, solamente se pone el foco en los más vulnerables. Estamos hablando de 40.000 hogares que reciben el programa Ciudadanía Porteña, a quienes se les otorga la ridícula suma de $11.000 por mes”, precisó.

Agregó que “el Estado se debería estar ocupando de buscar a los estudiantes que no están yendo a las escuelas y darles las prestaciones básicas para una vida digna”. Y sostuvo que la administración porteña “gasta más de 8 millones de pesos por día en propaganda y en comunicación mientras hay 50.000 pibes que todos los años se quedan sin vacantes en las escuelas públicas de la Ciudad”.

“Es muy curioso que nos hablen de la falta de escolarización de esos chicos cuando es el Estado el que está en falta”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.