11 agosto, 2022

El edificio del Congreso, y en especial el despacho de Cristina Kirchner, titular del Senado, quedaron arruinados por los piedrazos durante una manifestación.

La Presidencia del Senado interviene en el expediente como querellante.

La Presidencia del Senado de la Nación, a cargo de Cristina Kirchner, informó este martes a la Justicia federal que los daños patrimoniales producidos durante la pedrada del 10 de marzo pasado contra el Congreso mientras se debatía el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) superan los $6 millones, según un cálculo provisorio que aún no incluye aquellos elementos considerados “históricos” que deberán reconstruirse con trabajo artesanal.

“La evaluación económica reviste carácter provisional y su estimación es aproximada dadas las características del Monumento Nacional del Palacio Legislativo y varios de los componentes dañados”, señaló la directora General de Asuntos Jurídicos de la Presidencia del Senado, Graciana Peñafort.

Peñafort también señaló que “la agresión se encontró selectivamente direccionada sobre el margen correspondiente a la intersección de las calles Hipólito Yrigoyen y Entre Ríos, específicamente donde se encuentran las oficinas de la H. Presidencia del Senado de la Nación, las que quedaron claramente señaladas por pintura y especialmente dañadas en sus paneles exteriores”.

En el informe, que había sido solicitado por la jueza María Eugenia Capuchetti, se detalló además que otras áreas del Senado, linderas a aquella que ocupa la vicepresidenta y titular de la Cámara alta, Cristina Kirchner, también fueron dañadas. Otros despachos dañados fueron los de los senadores Claudia Abdala, José Mayans y Ricardo Guerra, informaron fuentes judiciales.

Entre los gastos eventuales que sí pudieron ser calculados están los de reposición y colocación de unos 200 paños de vidrio ($ 2 millones), retapizado e intervención en textiles ($ 1,5 millones) y solados, carpintería y revestimientos de madera ($ 2,7 millones), que es como se llegó a la suma de $ 6 millones.

El cálculo fue realizado a pedido de la justicia, pero en el escrito Peñafort puso de relieve que el ataque al Congreso con elementos contundentes llegó a “afectar no sólo el patrimonio legislativo sino la seguridad de quienes allí se encontraban, incluyéndose autoridades y representantes legislativos”.

La Presidencia del Senado interviene en el expediente como querellante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.