26 noviembre, 2022

La vicepresidenta difundió a través de redes sociales la relación ente el funcionario y operador judicial macrista y el fiscal de la Causa Vialidad. Más temprano, había ironizado sobre el latigillo de cierto sector de los medios de comunicación sobre “las tres toneladas de pruebas” en su contra, que ella contradijo en el discurso del martes.

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner difundió este miércoles el recorte de un obituario publicado en un matutino porteño que demuestra el vínculo personal entre el fiscal de la causa de Vialidad, Diego Luciani, y el exfuncionario macrista Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, quien permanece prófugo de la justicia hace más de 600 días.

“Mirá el obituario de La Nación de mayo del 2021. ‘Pepín’ Rodríguez Simón, prófugo de la Justicia en Uruguay por la causa de la mesa judicial macrista, envía sus condolencias por el fallecimiento del hermano de la esposa del fiscal Luciani“, publicó la vicepresidenta en su cuenta de Twitter, donde adjuntó el mencionado recorte.

En ese obituario, “Fabián Rodríguez Simón y familia despiden al querido Manu y acompañan con cariño a Ana y los chicos”.

Esas palabras de condolencia del exfuncionario de la gestión de Mauricio Macri y actual diputado del Parlasur refieren a Manuel Abelleyra, un ejecutivo que falleció en mayo de 2021 a causa de coronavirus. “Todo sigue haciendo juego con todo“, subrayó la vicepresidenta en el cierre de su publicación.

Más temprano, la ex presidenta volvió a cuestionar el accionar de los fiscales Luciani y Sergio Mola en la causa Vialidad y los exhortó a leer la Constitución y los libros de derecho penal y proceso, que “no muerden”.

Debajo de sus palabras se puede ver un gráfico que yuxtapone una captura de pantalla de Clarín, cuyo título anuncia Vialidad: El fiscal inicia su alegato el lunes basado en tres toneladas de pruebas que complican a Cristina Kirchner, y, a su lado, el póster de la serie de Netflix 3 tonelada$: asalto al Banco Central.

Se trata de una producción que narra el caso real de un atraco en el mayor banco del Brasil por parte de un grupo de delincuentes, y cuyo título coincide con la cantidad de pruebas que, según el fiscal Luciani, habría en contra de Fernández en la causa por el supuesto direccionamiento irregular de contratos de obra pública hacia el empresario Lázaro Báez.

La placa elegida para el tuit de Cristina Fernández resultó ser, así, una especie de extensión de su exposición del día anterior, en la que había utilizado varias placas con gráficos y facsímiles de tapas de los diarios Clarín y La Nación, para demostrar que las pruebas en su contra no eran tales, sino una construcción de carácter político.

Una construcción que les sirvió a los fiscales para solicitar una pena de prisión de 12 años para Fernández y la inhabilitación perpetua para ocupar cargos públicos, lo que el oficialismo considera lisa y llanamente una proscripción política.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *